martes, 17 de agosto de 2010

De Urgencias y Emergencias... Diferencia entre ambos conceptos

Sobre la  URGENCIA tenemos varios criterios a la hora de definir este concepto; entre ellos está el que resume la filosofía que ha servido a la Seguridad Social para establecer los Servicios especiales o normales de Urgencia:

      “Urgencia es toda demanda de asistencia que se produce fuera del horario laboral normal”. Se trata de un criterio eminentemente funcional.
      Las diversas asociaciones sanitarias americanas, a modo de ejemplo, definen urgencia como: “Toda aquella situación que, en opinión del usuario, su familia o quien quiera que asuma la responsabilidad de llevar a un usuario al hospital, requiere una atención sanitaria inmediata”. Se trata de un criterio centrado en la percepción del usuario.
      Comúnmente se acepta que: “Urgencia es toda situación que plantea una amenaza inmediata para la vida o salud de una persona”.

Tipos de urgencias:
      Urgencia subjetiva: desde la víctima y del gran público; surgiendo de criterios que tienen carácter de impresión, tales como el dolor agudo o la hemorragia externa, sin que esos signos pongan necesariamente en peligro la vida o la salud de la persona.
      Urgencia objetiva: aquella situación que compromete la vida o la salud de la persona, y que puede ser apreciado por profesionales de la salud o no.
      Urgencia vital: Forma parte de la urgencia objetiva y es definida como la situación en que, por fallo o compromiso de las funciones vitales respiratorias, circulatorias o cerebrales, existe a corto plazo riesgo de muerte; este concepto hace referencia al término EMERGENCIA.

La EMERGENCIA, específicamente, tiene que cumplir los siguientes criterios:
      Hacen peligrar la vida del usuario, algún órgano o parte esencial de su organismo, a no ser que se instauren medidas terapéuticas con prontitud. Siempre comporta un elevado riesgo vital.
      El problema desencadenante aparece casi siempre de un modo súbito.
      Requieren de respuesta especializada inmediata, entre unos minutos y una hora.
      Requiere hospitalización, salvo raras excepciones, y ésta se produce prácticamente siempre  ocupando camas de críticos o agudos.
      Precisa, por lo general, de asistencia in situ y un transporte asistido o especializado hasta el hospital.
      La solicitud de atención procede de la familia o del entorno donde se ha desencadenado el problema. Generalmente, no es solicitada por el propio usuario.
      Hasta la plena instauración de los servicios de urgencia extrahospitalarios, necesita con frecuencia la concurrencia de instituciones no sanitarias para su resolución, como son policía, bomberos, etc.
      El personal que atienda situaciones de emergencia requiere formación específica.

Enf. Prof. NICOLAS ROMERO, Docente

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada